Pulpo: propiedades nutricionales

Este cefalópodo merece ser reivindicado como uno de los productos marinos más exquisitos que podemos encontrar en nuestro recetario tradicional. Animal extraño y fascinante en su comportamiento como pocos, gastronómicamente el pulpo alegra nuestras mesas de muy variadas formas.

Consiste en un molusco cefalópodo octópodo marino y carnívoro, que encontramos especialmente en aguas de climas tanto templados como tropicales, y que se caracteriza por tener un cuerpo blando y ocho brazos, cada uno de los cuales posee a su vez dos filas de ventosas. Este alimento, pertenece al grupo de los mariscos y derivados.

El pulpo es un alimento procedente del mar con infinidad de posibilidades de preparación. Su textura es gelatinosa y suave, ya que es un alimento que no contiene partes duras. En su composición hay un alto componente de líquidos y minerales como buen producto marino. Una de sus cualidades es su bajo contenido en grasa y calorías, por lo que es un alimento muy recomendado en cualquier dieta de adelgazamiento.

Casi un 15% de su peso está constituido por proteínas de alto valor nutricional, que representan el 78% de las calorías.

Entre los aminoácidos que forman están proteínas del pulpo destaca la taurina, un aminoácido no esencial (lo que significa que lo encontramos en nuestro propio organismo, ya que éste es capaz de sintetizarlo por sí solo.). La taurina ayuda a fortalecer el músculo cardíaco y además previene arritmias cardíacas, también es interesante para la vista, al mejorar la visión y prevenir la degeneración macular y, por otro lado, ejerce una acción desintoxicante al acelerar la eliminación de sustancias dañinas, y es necesaria para la digestión de las grasas.

Como buen alimento marino su contenido en minerales es alto, concretamente en calcio, necesario para mantener unos huesos fuertes. Además nos aporta sodio, yodo, magnesio, etc. En comparación con otros moluscos y pescados, el pulpo destaca por su alto contenido en zinc. Este mineral es de vital importancia en el mantenimiento de las defensas y en la cicatrización de las heridas. También participa en el desarrollo y el crecimiento de los órganos sexuales, motivo por el que es un alimento beneficioso en la dieta de los niños y adolescentes.

A diferencia de otros mariscos o moluscos, el pulpo destaca por su bajo contenido en colesterol. Eso sí, por su alto aporte en sodio no se aconseja su consumo en caso de hipertensión arterial.

Una ración de pulpo para una persona (200gr) contiene 240mg de Omega 3, por lo que al consumirlo, cubriríamos una buena cantidad de nuestras necesidades diarias de este ácido graso tan beneficioso y si además lo acompañamos con un buen chorrito de aceite de oliva virgen extra, lo alcanzaríamos sobradamente.

La abundancia de yodo (en 100 g de pulpo hay 64 mg de yodo) que se puede encontrar en este alimento, es beneficiosa para nuestro metabolismo, regulando nuestro nivel de energía y el correcto funcionamiento de las células. Además, el yodo del pulpo, ayuda a cuidarnos por dentro, regulando nuestro colesterol. Al ser un alimento rico en yodo, también ayuda a procesar los hidratos de carbono, fortalecer el cabello, la piel y las uñas.

Los aportes vitamínicos más significativos son los de vitamina B6, B12 y niacina (que contribuyen al metabolismo energético normal) y en cuanto a las vitaminas liposolubles, el pulpo es fuente de vitamina E.

Vitamina E, la vitamina antioxidante por excelencia

Algunos consejos….

La carne del pulpo es de difícil digestión. Para facilitar este proceso, es aconsejable hervirlo con laurel o condimentarlo con pimentón. Tanto uno como otro aumentarán la producción de jugos digestivos en el estómago.

La clave para que la carne del pulpo se ablande es congelarlo un día, como mínimo y descongelarlo en la nevera doce horas antes de su cocción. 

Para cocinarlo, pon agua sin sal a hervir y cuando llegue a ebullición, mete y saco el pulpo tres veces consecutivas. Así, conseguirás que no se le desprenda la piel. A esta técnica se la conoce popularmente como “asustar el pulpo”. Una vez que el agua vuelva a hervir, baja el fuego. Respecto al tiempo de cocción, éste dependerá del tamaño de la pieza.

Cuidado con…

El pulpo puede tener metales pesados como mercurio o cadmio que en exceso colocan en riesgo la salud como señala un estudio publicado en Food and Chemical Toxicology. Sin embargo, el riesgo se reduce tras eliminar los órganos internos del pulpo y limpiar los tejidos del mismo.

Recomendaciones alimentarias de pescado para evitar la exposición de mercurio


 aprende para mejorar tu salud

Si te parece que mi contenido es útil, ¡compártelo!🙂

Subscríbete a nuestro blog
El Rombo de la alimentación
Menos Sal, Más Salud
El azúcar oculto en los alimentos
El método del plato

¿Cuáles son los niveles adecuados de azúcar en la sangre en una persona con Diabetes?
¿Cómo calcular la CALORÍAS que necesitas al día?
Ecografía muscular y abdominal. Pide tu cita. Consulta en Guanarteme (Las Palmas) y en Agaete.
Follow by Email
Facebook0
Twitter20
Visit Us
Follow Me
LINKEDIN
INSTAGRAM20

Pedro J. Martín Pérez

Dr. Pedro Martín Pérez, Médico de Salud Comunitaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

¿Cómo afecta la nutrición a la salud mental y estado de ánimo?

Sáb Oct 9 , 2021
Durante los últimos años han surgido nuevas evidencias científicas acerca de la relación entre el estado nutricional y la salud mental de las personas. Los cambios en la dieta occidental y el aumento de las cifras de obesidad se han ligado a procesos de inflamación crónica, que contribuye al desarrollo […]

¿Te gusta este Blog? Compártelo con el mundo