La MICROBIOTA INTESTINAL, un nuevo factor para prevenir la Obesidad y la Diabetes

La microbiota intestinal o lo que es lo mismo Los microbios que colonizan habitualmente nuestro intestino es variado pero está compuesta mayoritariamente por bacterias, con una minoría de virus, hongos y células eucariota.

Microbiota intestinal

El mayor número de bacterias en el tracto gastrointestinal humano reside en el intestino grueso. Los factores que facilitan el desarrollo bacteriano son la elevación del pH próximo a la neutralidad, la disminución de la concentración de sales biliares y de restos de secreción pancreática. Además, en el colon el tiempo de tránsito es lento lo que brinda a los microorganismos la oportunidad de proliferar fermentando los sustratos disponibles derivados de la dieta o de las secreciones endógenas.

La evidencia existente apunta hacia un cambio importante de la microbiota intestinal en las últimas décadas, aumentando la presencia de determinadas especies con descenso de otras, aunque el hallazgo más sorprendente es la pérdida de diversidad microbiana observada en los países desarrollados.

Pérdida de la diversidad microbiana en el intestino en los pacientes con obesidad

En estas décadas también estamos observando un incremento espectacular de la prevalencia de enfermedades metabólicas y el vertiginoso incremento de la obesidad está a la cabeza.

Hasta ahora los factores ambientales como el incremento de la ingesta calórica y el descenso de la actividad física habían sido considerados las causas de este espectacular aumento de prevalencia de obesidad y enfermedades metabólicas. Pero parecen haber otros factores que también influyen.  De hecho, la obesidad es una enfermedad realmente compleja (más info aquí).

Numerosos trabajos publicados sugieren que la microbiota intestinal, y más concretamente sus variaciones en la composición y diversidad, pueden, también, desempeñar un papel importante en el desarrollo de estos trastornos metabólicos, especialmente diabetes y obesidad.

Esta hipótesis es debida a que se ha constatado que los pacientes obesos presentan cambios en la composición de la microbiota. Estos cambios consisten en una mayor proporción de bacterias gram-negativas, pertenecientes al grupo Bacteroidetes. Y, además, en una menor proporción de Firmicutes (gram-positivos). Es decir, un desequilibrio de la relación Firmicutes/Bacteroidetes (menor ratio Firmicutes/bacteriodetes). Este mismo cambio se ha comprobado en pacientes con Diabetes tipo 2.

Las bacterias gram-negativas tienen en su membrana celular, lipopolisacáridos (LPS) que favorecen la aparición de inflamación. El aumento de lipopolisacáridos contribuye a resistencia a la insulina y favorece el desarrollo de la diabetes.

Así, la microbiota intestinal está siendo cada vez más reconocida como una pieza clave que conecta genes, medio ambiente, y el sistema inmunológico; viéndose implicada en la regulación de la función metabólica, desarrollo de inflamación de bajo grado y regulación del balance energético. Por lo que se cree que pueda ser un factor de tratamiento para estos pacientes.

La alimentación es un elemento muy importante para recuperar la microbiota intestinal

Bibliografía

Blanco, C. (2020). The influence of the gut microbiome on obesity. Journal of the American Association of Nurse Practitioners32(7), 504-510.

Maruvada, P., Leone, V., Kaplan, L. M., & Chang, E. B. (2017). The human microbiome and obesity: moving beyond associations. Cell host & microbe22(5), 589-599.

Thaiss, C. A. (2018). Microbiome dynamics in obesity. Science362(6417), 903-904.

Tinahones, F. (2017). La importancia de la microbiota en la obesidad. Rev Esp Endocrinol Pediatr8(1), 16-20.

Vallianou, N., Stratigou, T., Christodoulatos, G. S., & Dalamaga, M. (2019). Understanding the role of the gut microbiome and microbial metabolites in obesity and obesity-associated metabolic disorders: current evidence and perspectives. Current obesity reports8(3), 317-332.

Villanueva-Millan, M.J., P. Perez-Matute, and J.A. Oteo, Gut microbiota: a key player in health and disease. A review focused on obesity. Journal of Physiology and Biochemistry, 2015. 71(3): p. 509-525.

Zhang, M. (2020). A Review of the Role of Gut microbiome in Obesity. In E3S Web of Conferences (Vol. 218). EDP Sciences.

¿Cómo calcular la CALORÍAS que necesitas al día?

Microbioma Intestinal y Ejercicio Físico
Calcula tu índice de grasa corporal
Enfermedad hepática grasa no alcohólica

Skalny, A. V., Rink, L., Ajsuvakova, O. P., Aschner, M., Gritsenko, V. A., Alekseenko, S. I., … & Tinkov, A. A. (2020). Zinc and respiratory tract infections: Perspectives for COVID‑19. International journal of molecular medicine46(1), 17-26.

El hierro en la alimentación
EL GOFIO: El oro tostado
Soja y Tiroides
¿Padezco de colesterol?
Propiedades nutricionales de la semilla de chía y sus beneficios para la salud
Calabaza, propiedades nutricionales
El Rombo de la alimentación
La importancia de la nutrición materna durante la lactancia
Follow by Email
Facebook0
Twitter20
Visit Us
Follow Me
LINKEDIN
INSTAGRAM20

Pedro J. Martín Pérez

Dr. Pedro Martín Pérez, Médico de Salud Comunitaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

¿Cómo calcular la CALORÍAS que necesitas al día?

Dom May 16 , 2021
Las Calorías son la unidad de medida que se usa para saber la cantidad de energía que nos aportan los alimentos. La energía es utilizada en nuestro organismo para poder cumplir todas sus funciones, es decir, para que el corazón lata, el cerebro funcione, podamos respirar, digerir los alimentos,  y para poder realizar actividad física, en resumen necesitamos […]

¿Te gusta este Blog? Compártelo con el mundo