La importancia del Zinc para nuestro cuerpo

El zinc es un mineral que las personas necesitan para estar sanas. Se encuentra presente en todos los órganos, tejidos, fluidos y secreciones del cuerpo humano. Aproximadamente el 83% del zinc en el cuerpo está en músculo y hueso y el 95% se encuentra dentro de las células.

No existe un lugar anatómico específico que funcione como reserva de zinc, por lo que no hay reservas que puedan ser liberadas o almacenadas en respuesta a variaciones en la dieta.

Funciones del zinc en nuestro organismo

Muchas son las funciones que realiza el zinc en nuestro cuerpo (más de 300 !!), pero sin lugar a dudas una que ha adquirido mucha importancia en los últimos años es la de favorecer un correcto estado de inmunidad, es decir, que ayuda en las defensas contra microorganismo (como por ejemplo el covid-19). (Más info aquí)

¿Cuánto zinc necesitamos?

La cantidad diaria de zinc que se necesita depende de la edad. Las cantidades promedio diarias de zinc, expresadas en miligramos (mg), que se recomiendan según las diferentes edades son:

¿Qué alimentos son fuente de zinc?

El zinc se encuentra en una variedad de alimentos, pero las mayores concentraciones de zinc se dan en alimentos de origen animal, particularmente en los órganos y músculos de vacunos, porcinos, aves, pescados y mariscos y, en menor medida en huevos y lácteos.

El contenido de zinc es relativamente alto en nueces, semillas, legumbres y cereales sin refinar (o sea, integrales) y bajo en tubérculos, cereales refinados, frutas y verduras.

Alimentos con alto contenido en Zinc, pero hay que tener en cuenta que algunos también contienen fitatos que pueden inhibir su absorción

Factores de la dieta que afectan a la absorción de zinc

El fitato, un componente de las plantas, es un potente inhibidor de la absorción de zinc.

Se ha observado que el calcio de la dieta junto con comidas que contienen fitato, promueve una mejor absorción del zinc.

La presencia de otros oligoelementos como el hierro o el cobre, especialmente si se encuentran en grandes cantidades en suplementos en combinación con zinc, pueden reducir la absorción de zinc.

Se sabe que tanto la cantidad como el tipo de proteína tienen un efecto en la absorción de zinc. A mayor cantidad de proteína, mayor la absorción de zinc, aunque cabe recalcar que la proteína es una buena fuente de zinc, por lo que a mayor ingesta de proteína mayor sería la ingesta de zinc.

Respecto al tipo de proteína se ha visto que la proteína de origen animal promueve la absorción de zinc, mientras que se ha observado que la caseína la inhibe (la caseína es proteína que supone el 80% de las proteínas de la leche de vaca, y se necesita para la absorción de calcio y fosfato).

¿Quiénes pueden padecer una deficiencia de zinc?

La deficiencia de zinc se observa en casi el 17% de la población, lo que es significativo dado el número importante de funciones que realiza en el organismo.

Uno de los grupos vulnerables son los ancianos. Esto es debido a disminución de la ingesta de alimentos ricos en zinc, alteraciones de la absorción a medida que aumenta nuestra edad, interacciones con medicamentos, etc. (Ver fragilidad en ancianos aquí)

Los vegetarianos, porque no consumen carne, que es una buena fuente de zinc. Además, los frijoles y los cereales que suelen comer poseen ingredientes que impiden que el cuerpo absorba el zinc de forma completa. Por este motivo, los vegetarianos deberían consumir un 50% más de zinc que las cantidades recomendadas.

Las personas con enfermedades intestinales o cirugía intestinal que impediría una correcta absorción del zinc.

También las personas con diabetes mellitus mal controlada tienen un alto riesgo de desarrollar deficiencia de zinc, debido a que los altos niveles de azúcar en sangre llevan a orinar de forma frecuente, lo que favorece la eliminación del zinc.

Las personas con consumo elevado de alcohol, porque las bebidas alcohólicas reducen la cantidad de zinc que absorbe el cuerpo e incrementan la pérdida de zinc en la orina. Además, las personas alcohólicas consumen poca cantidad y poca variedad de alimentos, o sea que tal vez no obtengan suficiente zinc.

¿Puede el zinc ser perjudicial?

Sí, si se ingiere en exceso.

Algunos de los signos del consumo excesivo de zinc son: náuseas, vómitos, pérdida del apetito, cólicos, diarreas y dolores de cabeza.

Si se ingieren dosis excesivas de zinc durante mucho tiempo, podrían presentarse trastornos como nivel deficiente de cobre, alteración de la inmunidad (“las defensas”), mayor riesgo de cáncer avanzado de próstata, incrementos del colesterol y disminución de los niveles de colesterol HDL (el colesterol “bueno”).

Interacciones del zinc con medicamentos

Tomar un suplemento dietético de zinc con antibióticos derivados de quinolona o tetraciclina reduce tanto la cantidad de zinc como del antibiótico que absorbe el cuerpo. Por eso, se recomienda tomar estos antibióticos por lo menos 2 horas antes.

Los suplementos dietéticos de zinc pueden reducir la cantidad de penicilamina (un medicamento para tratar la artritis reumatoide) que absorbe el cuerpo. Para ello se aconseja tomar los suplementos dietéticos de zinc por lo menos 2 horas

Las tiazidas, como la clortalidona y la hidroclorotizida aumentan la cantidad de zinc que se elimina en la orina. La ingestión a largo plazo de los diuréticos a base de tiazidas podría reducir la cantidad de zinc en el cuerpo.

 

Bibliografía

Chasapis, CT, Loutsidou, AC, Spiliopoulou, CA y Stefanidou, ME (2012). El zinc y la salud humana: una actualización. Archivos de toxicología , 86 (4), 521-534.

Chasapis, CT, Ntoupa, PSA, Spiliopoulou, CA y Stefanidou, ME (2020). Aspectos recientes de los efectos del zinc en la salud humana. Archivos de toxicología , 94 , 1443-1460.

Lopez de Romana, D., Castillo, D., & Diazgranados, D. (2010). Zinc in human health-I. REVISTA CHILENA DE NUTRICION37(2), 234-239.

Paredes Guerra, G., & Bolaños Díaz, R. (2009). Biodisponibilidad del zinc. Rev. peru. pediatr, 80-90.

Prasad, AS, Fitzgerald, JT, Hess, JW, Kaplan, J., Pelen, F. y Dardenne, M. (1993). Deficiencia de zinc en pacientes ancianos. Nutrition (Burbank, condado de Los Ángeles, California) , 9 (3), 218-224.

Rubio, C., González Weller, D., Martín-Izquierdo, R. E., Revert, C., Rodríguez, I., & Hardisson, A. (2007). El zinc: oligoelemento esencial. Nutrición Hospitalaria22(1), 101-107.

Skalny, A. V., Rink, L., Ajsuvakova, O. P., Aschner, M., Gritsenko, V. A., Alekseenko, S. I., … & Tinkov, A. A. (2020). Zinc and respiratory tract infections: Perspectives for COVID‑19. International journal of molecular medicine46(1), 17-26.

El hierro en la alimentación
EL GOFIO: El oro tostado
Soja y Tiroides
¿Padezco de colesterol?
Propiedades nutricionales de la semilla de chía y sus beneficios para la salud
Calabaza, propiedades nutricionales
El Rombo de la alimentación
La importancia de la nutrición materna durante la lactancia
Follow by Email
Facebook0
Twitter20
Visit Us
Follow Me
LINKEDIN
INSTAGRAM20

Pedro J. Martín Pérez

Dr. Pedro Martín Pérez, Médico de Salud Comunitaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

HUMMUS DE REMOLACHA

Vie May 7 , 2021
INGREDIENTES 400 gr. de garbanzos cocidos 200 gr. de remolacha cocida y pelada El zumo de un limón 1 c.s. de tahini 2 c.p. de comino en polvo 1 diente de ajo Una cucharadita de sal Semillas de sésamo PREPARACIÓN Mezclamos todos los ingredientes, excepto las semillas de sésamo, y […]

¿Te gusta este Blog? Compártelo con el mundo