Cocinar desempeña un papel importante en la calidad de tu dieta

No es nada nuevo, pero en los últimos años se está acentuando aún más. Cada vez pasamos menos tiempo cocinando.

Y esto en combinación con una mayor dependencia de los alimentos de conveniencia preparados, comidas rápidas y otros alimentos preparados fuera de casa, se asocia con una peor calidad de la dieta.

Así lo refleja los resultados del trabajo Alimentación, sociedad y decisión alimentaria en la España del siglo XX, llevado a cabo por la Universidad CEU San Pablo y la Fundación Mapfre en 2018, que revela una dedicación semanal a la cocina cercana a las 7 horas.

Se han identificado una variedad de motivos para explicar la disminución del tiempo que pasamos cocinando, incluida la falta de acceso a alimentos saludables, las limitaciones de tiempo y precio y la falta de conocimiento o confianza en nuestras propias habilidades culinarias.

Por ello, es fundamental la organización de la rutina. Así, resulta clave planificar un menú o al menos pensar en las comidas que podemos llegar a elaborar en los próximos días o a lo largo de la siguiente semana. 

El método del plato

Esto nos permitirá elaborar un listado de los ingredientes que debemos tener en cuenta a la hora de hacer la compra. Lo que, a su vez, ayudará a disminuir lo que gastamos en la compra, ya que evitamos comprar alimentos que no necesitamos, también ayudará a tener menos desechos por exceso, y por supuesto, como tenemos los ingredientes que necesitamos para cocinar lo haremos en mucho menos tiempo.

¿Qué relación hay entre la comida y el amor?

Diferentes estudios demuestran que cocinar en casa con más frecuencia se asocia con un menor consumo de kilocalorías totales, carbohidratos, grasas, sal, azúcar y comida rápida. Los beneficios de cocinar están presentes independientemente de si un individuo está tratando de perder peso o no.

Como así se refleja en un estudio publicado en la revista BMC Nutrition y donde se destaca que los niños que se manejan bien en la cocina tienen hábitos más saludables. 

Algunos consejos que podemos utilizar son:

Tener preparados procesos intermedios del cocinado, como las verduras lavadas y cortadas días previos y conservadas en la nevera o congelador y así tenerlos listos y ahorrar tiempo.

Congelar sobrantes, e incluso así tener preparada comida para otra semana (cuantos no hemos hecho potaje y luego distribuimos en táperes y los congelamos ¡),…

….o conservar al baño María (por ejemplo, la salsa de tomate en botes de cristal y luego al baño María),…

…o también envasar al vacío los alimentos.

-Usar métodos de cocinado más rápidos, como salteados, woks, a la plancha o el microondas.

-Y no debemos olvidarnos de que recurrir también a conservas de legumbres, pescados o mariscos, e incluso verduras puede ser otra opción saludable.

Recuerda que en lo simple está lo bueno, cocinar no es difícil, es placentero y se va aprendiendo con la práctica.

Ecografía muscular y abdominal. Pide tu cita. Consulta en Guanarteme (Las Palmas) y en Agaete.
El Rombo de la alimentación
Menos Sal, Más Salud
Método de la Mano
El azúcar oculto en los alimentos
¿Cuáles son los niveles adecuados de azúcar en la sangre en una persona con Diabetes?
¿Cómo calcular la CALORÍAS que necesitas al día?
Subscríbete a nuestro blog
Follow by Email
Facebook0
Twitter20
Visit Us
Follow Me
LINKEDIN
INSTAGRAM20

Pedro J. Martín Pérez

Dr. Pedro Martín Pérez, Médico de Salud Comunitaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Café ¿Beneficio o riesgo para la salud?

Mié Sep 29 , 2021
Uno de los grandes mitos en alimentación es achacar al café un efecto perjudicial. El café es la segunda bebida más consumida en el mundo después del agua. Todos los días en el mundo se consumen aproximadamente 3 mil millones de tazas de café. El nombre café proviene de la palabra árabe «Qahhwat Al-bun«, […]

¿Te gusta este Blog? Compártelo con el mundo